miércoles, 22 de abril de 2009

4

Día del Libro


"Si cerca de la biblioteca tenéis un jardín ya no os faltará de nada"
CICERON

E
ste 23 de abril se celebra el Día del Libro y al respecto leía en el blog de una amiga la sentencia que un lector no nace se hace. En mi caso fue al revés, nací entre libros y fui lectora innata. Mi madre era de profesión docente y posee una gran biblioteca. Ante mi pedido de leerlos, me prohibió algunos, por el simple hecho de que era una chiquilla y podría estropear la delicada encuadernación de alguno de ellos o podría estropear algunas de las viejas revistas de las que poseía en grandes colecciones. Por mencionar algunos libros diré que entre la variedad de enciclopedias históricas, geográficas y naturales viajé por muchos países, culturas y costumbres, que para mí eran desconocidos. Y me regocijé con las historietas de las grandes colecciones que ocupan estantes y estantes, entre ellas Patatín & Patatán, Anteojito, Moñita Azul, Charoná... uyyy me acabo de acordar una colección de tres libros de El Libro Gordo de Petete ¡qué grande! con un montón de cosas enriquecedoras como origen de expresiones como "al César lo que es del César" y cuentos con moralejas...
En fin, me convertía en una auténtica ratoncilla de bilbioteca, pero... como existían los límites que mencionaba, cuidaba bien de colocar cada cosa en su lugar para que mi madre no notara lo que había leído en las horas en las que ella trabajaba y que mi padre, muy compinche, no decía nada, jaja. Actualmente siempre antes de dormir leo algún libro.
Resumiendo, decía que había nacido lectora, y hoy como madre, no he podido inculcarle ese gusto por la lectura a mi hija, o sea, no he podido hacerle lectora. Ya antes de leer le regalaba esos libritos de imágenes y colores, luego cuando comenzó la escuela la abuela le regaló dos libritos hermosos de El Gusano Ziraldo, y obviamente no le faltan libros de cuento en su mesilla de luz, sólo espera a que yo se los lea de otro modo, rara vez lo hace por sí sola. No le insisto claro, no quiero que al sentirse obligada logre el efecto contrario, ¡qué horror!
Con internet descubrí el gran mundo de los libros digitales; ¡que enorme alegría poder conseguir algunos libros que por una razón u otra no los hubiera conseguido de otro modo!
Aunque leo casi de todo claro tengo mis autores y géneros preferidos, entre ellos Stephen King, Agatha Christie, Pablo Coelho, Robin Cook, Andersen, los hermanos Grimm, entre muchos otros, de los cuales tengo megas y megas de archivos, jeje.



Hoy quiero regalarles una trilogía que llegó a mis manos en un momento muy duro de mi vida y que me ayudó a cerrar heridas. Aunque el título les haga pensar que no será otra cosa que una tediosa y aburrida lectura cristiana, les aseguro que no, que valdrá la pena leerlos y mejor si lo hacen de mente y corazón abiertos. Incluso me atrevería a decir que muchos cristianos reprobarían estos libros...





4 comentarios:

P´PITO dijo...

sabes ami la lectura no se me da!!!

siempre que empiezo a leer inclusive el periodico me da un sueño!!!

prefiero el ver peliculas.....

gracias por las recomendaciones!!!

Dean dijo...

Guapa, muchas gracias por tu regalo para mi es de un valor inmenso, pues tambien soy gran lector. Un beso.

Fabiana dijo...

P'Pito aunque no lo creas eres un lector... ¿acaso no lees mi blog? jojo.
Un abrazo.

Fabiana dijo...

Dean, me alegra te haya gustado mi aporte y la verdad se me ocurrió esta trilogía porque a mí me pareció muy interesante. Beso para ti también.

Publicar un comentario

Bienvenid@ al Blog de Fabiana.
Tu opinión o comentario es huella de tu visita.
¡No te vayas sin comentar!

IR ARRIBA